Se está haciendo justicia

Conferencia de prensa en la que Bonnie Dumanis, Fiscal de Distrito y otros funcionarios elogiaron los resultados del Proyecto Piloto de la Conferencia Comunidad Reparadora de City Heights, el que confronta a jóvenes infractores calificados con las personas afectadas y otros interesados de la comunidad. Juntas, las partes elaboran un plan de acción individualizado diseñado para reparar el daño causado a las víctimas, familias, la comunidad y a los mismos infractores.

Conferencia de prensa en la que Bonnie Dumanis, Fiscal de Distrito y otros funcionarios elogiaron los resultados del Proyecto Piloto de la Conferencia Comunidad Reparadora de City Heights, el que confronta a jóvenes infractores calificados con las personas afectadas y otros interesados de la comunidad. Juntas, las partes elaboran un plan de acción individualizado diseñado para reparar el daño causado a las víctimas, familias, la comunidad y a los mismos infractores.

Está funcionando.

Esta es la opinión de las agencias de la ley y diversos grupos comunitarios acerca de un programa piloto de City Heights que ofrece a los infractores juveniles una alternativa a lidiar con el Tribunal de Menores.

El Proyecto Piloto de la Conferencia Comunidad Reparadora de City Heights confronta a jóvenes infractores calificados en reuniones cara a cara con sus víctimas e interesados de la comunidad. Juntas, las partes diseñan planes individualizados para reparar el daño causado a las víctimas, familias, a la comunidad y a los mismos infractores.

Los planes incluyen servicio comunitario para el infractor, restitución, participar en actividades después de clases o asistir a clases contra el abuso de drogas o alcohol. Al final del proceso, el infractor sabe cómo lo que hizo afectó personalmente a la víctima y la víctima comprende lo que estaba pasando en la vida del infractor al ocurrir el incidente, los interesados y facilitadores ayudan y supervisan la discusión y se aseguran que los recursos y consecuencias sean adecuados para el menor.

“Lograr que los jóvenes infractores rindan cuentas de sus actos no siempre implica procesarlos en el Tribunal de Menores y encarcelarlos en un centro de detención juvenil”, dijo Bonnie Dumanis, Fiscal de Distrito. “Necesitamos más programas como este que brindan una segunda oportunidad a los jóvenes infractores y formas alternas de justicia. Agradecemos y apoyamos los esfuerzos del programa de la Conferencia Comunidad Reparadora. La Fiscalía se enorgullece en formar parte de este proyecto.”

En enero del 2014, un comité de selección conformado por residentes de City Heights, miembros del Equipo Momentum Promoción de la Paz de Mid-City CAN y aliados del sistema de justicia juvenil eligieron al Centro Nacional de Resolución de Conflictos y a Servicios Juveniles de San Diego para dirigir las conferencias de Comunidad Reparadora para que sean una alternativa efectiva al encarcelamiento.

“Es una interesante alianza para Mid-City CAN que está produciendo resultados prometedores”, dijo Diana Ross, Directora Ejecutiva de Mid-City CAN. “Dada la cantidad de jóvenes de City Heights que ingresan al sistema de justicia juvenil, podemos tener un tremendo y significativo impacto manteniendo a los chicos del condado fuera de las cárceles mientras ayudamos a subsanar el daño cometido a través de reparación y rendición de cuentas.”

Durante el mes de julio, el programa recibió 46 referencias, la mayoría relacionadas con incidentes de agresión, vandalismo y robo. De los referidos, 11 no fueron aceptados en el programa. Veinticuatro recibieron un plan de acción que los jóvenes deben cumplir y 11 están en etapa de preparación.

Un facilitador del programa es responsable de supervisar el plan de acción y de estar en contacto con los padres, mentores o quienes apoyan a los jóvenes. El programa es voluntario y gran parte de su éxito proviene del sólido apoyo que la comunidad pueda brindarle al infractor juvenil, a los perjudicados y a los interesados de la comunidad.

Participar en el programa, por ejemplo, e interactuar con el joven infractor fue mucho más productivo para Debbie Newkirk, cuyo bolso fue robado por un joven de 17 años. La interacción le dio al menor la oportunidad de hacerse responsable por sus acciones, sentir remordimientos y disculparse en persona por su conducta.

Además de un plan de servicio comunitario, el joven pudo comprender las repercusiones de su decisión de robar el bolso y pudo reparar el daño ocasionado.

“Una tasa de aceptación del 100%, una tasa de satisfacción del 100% y una tasa de cumplimiento del 95% comprueban lo que intuitivamente sabemos: dialogar y trabajar juntos en la resolución de problemas es más efectivo que las soluciones de una sola talla”, dijo Steven P. Dinkin, presidente del Centro Nacional para la Resolución de Conflictos. “Nuestras comunidades se benefician de los procesos reparadores porque las víctimas se sienten más satisfechas con sus resultados que con los fallos del tribunal, se le da a los jóvenes la oportunidad de reparar el daño cometido y la comunidad se involucra más en ayudar a estos jóvenes a cambiar sus vidas.”

Las infracciones juveniles que califican para el programa incluyen delitos menores (felonías), delitos menores de alto nivel y violaciones a los términos de su libertad condicional. Los jóvenes son referidos al programa por el Departamento de Libertad Condicional, la Fiscalía, abogados defensores juveniles, autoridades y por miembros de la comunidad. El infractor juvenil también debe haber cometido el delito o vivir en ciertos códigos postales (zip codes) de Mid-City.

Mack Jenkins, Jefe de la División de Libertad Condicional, dijo que su Departamento se complace en trabajar con Mid-City CAN, con la comunidad, la Oficina del Defensor Público y la Fiscalía en el Programa de la Conferencia Comunidad Reparadora.

“El programa es una gran oportunidad para enseñar a los jóvenes a rendir cuentas de sus actos, a tomar mejores decisiones y desarrollar empatía mientras fortalece a la comunidad”, dijo Jenkins. “Los principios de justicia reparadora enseñan a ‘reparar el daño.’ Cuando el joven activamente trata de reparar el daño que causó, tanto la juventud como la comunidad se benefician.”

La Oficina del Defensor Público hizo eco de estos sentimientos.

“Nos complace trabajar de la mano con nuestros aliados del sistema de justicia juvenil para identificar a los jóvenes apropiados para que participen en esta innovadora forma de hacer frente a la delincuencia juvenil”, dijo Randy Mize, subjefe de la Oficina del Defensor Público Principal del Condado de San Diego. “Creemos que brinda un programa para rehabilitar al joven infractor, fortalece sus lazos con la comunidad y evita futuras conductas dañinas.”