Unirse al circo para aprender algo nuevo

El programa del Circo de Fern Street enseña a la juventud de City Heights desde malabarismo hasta cómo sentarse en sillas invisibles.

El programa del Circo de Fern Street enseña a la juventud de City Heights desde malabarismo hasta cómo sentarse en sillas invisibles.

Un nuevo programa en City Heights tiene a los chicos haciendo juegos malabares y sentándose en sillas invisibles.

El Circo Fern Street comenzó en 1990 en el vecindario de Golden Hill en San Diego. El circo profesional se presentaba en parques locales y enseñó cómo ser payaso y acrobacias en el Centro Recreativo de Golden Hill durante muchos años.

El programa cerró en el 2010, pero este año, los fundadores restituyeron el circo en City Heights.

John Highkin, cofundador, dijo que San Diego ofrece excelentes oportunidades para el arte circense, pero aprender usualmente es costoso. El Circo Fern Street trabaja con el Departamento de Parques y Recreación de San Diego para prestar sus servicios en las comunidades de bajos recursos.

“Queremos brindar una experiencia realmente inusual, de alta calidad e interesante a los estudiantes, niños, adolescentes y familias de City Heights, algo que de otra forma no podrían tener”, dijo Highkin.

El programa gratuito se ofrece en el Gimnasio de Mid-City y está abierto para niños y jóvenes de 3 a 18 años de edad. Los participantes aprenden nuevas habilidades mientras se ejercitan.

“Es bueno para tu salud y te diviertes con otros chicos”, dijo Pebbles, de 11 años de edad.

“Los niños se mueven y están activos, así que es buen ejercicio para ellos. Pero también es arte, así que no es competitivo”, dijo Highkin. “El circo es algo mágico. Los preparamos para que puedan encontrar la magia, para que puedan experimentar lo intangible que ocurre cuando niños y artistas trabajan juntos y de repente se dan cuenta que pueden hacer cosas que no sabían que podían hacer.”

Florence, de 11 años, ha estado participando en el programa desde la primavera.

“Soy muy buena en la cuerda floja”, dijo Florence. “Fue difícil, pero aprendí a hacerlo. Saber que puedo hacerlo me hace sentir muy bien. Me siento fuerte. Estoy rodeada de personas a las que les importo, así que siento más confianza en lo que hago.”

Este es el tipo de entusiasmo que Highkin espera despertar en más jóvenes locales. El Circo Fern Street está planificando una gira por los vecindarios para celebrar su 25º aniversario este otoño y quiere darles a los jóvenes que participan en los programas después de clases la oportunidad de trabajar con entrenadores profesionales.

Las clases son los martes hasta fines de agosto. Más información disponible en fernstreetcircus.com/learning.html.