Un mercado realmente, realmente gratis

The Really Really Free Market de City Heights no tiene lujos, pero el precio de la mercancía es inmejorable. PHOTO CREDIT: Charlie Neuman / San Diego Union-Tribune

The Really Really Free Market de City Heights no tiene lujos, pero el precio de la mercancía es inmejorable. PHOTO CREDIT: Charlie Neuman / San Diego Union-Tribune

Se ha dicho que las mejores cosas en la vida son gratis, un sentimiento que los organizadores del Really Really Free Market de San Diego comparten y a través del que esperan fortalecer los lazos comunitarios en un parque de City Heights.

Cuatro veces al año, los organizadores invitan a la comunidad a traer sus posesiones y ofrecer sus servicios – gratis – en el Parque Teralta, ubicado en la Avenida Orange sobre la Interestatal 15, en el dinámico centro de la comunidad de Mid-City.

“Nos gusta decir que vivimos en un mercado libre, pero este no es el caso”, dijo Kevin Marks, quien ayuda a organizar los mercados.

Marks dijo que el movimiento Really Really Free Market en San Diego es importante porque fortalece a la comunidad y hace que los vecinos compartan sus recursos.

“En la actualidad, las personas están absortas con la TV, teléfonos y medios sociales. No existe mucha comunicación entre los vecinos”, dijo. “Quiero tratar de que las líneas de comunicación se mantengan abiertas. Queremos que sea una actividad social y que la gente salga de su casa y visite nuestras áreas comunes. Esperamos que surja una conversación y se forjen relaciones.”

Fernanda Vega de City Heights ha sido una de las organizadoras desde hace dos año y medio.

“Para vivir mejor tenemos que conocernos mutuamente”, dijo Vega. Debemos sentarnos a hablar del sistema escolar, conocernos los unos a los otros, ser más fuertes y compartir lo que sabemos.”

El movimiento Really Really Free Market comenzó durante las protestas antiglobalización del 2004 y dieron inicio a mercados en Nueva York, Minneapolis, Des Moines y otras ciudades. El concepto subyacente se basa en una economía de regalos – absolutamente nada está a la venta. El propósito es contrarrestar el capitalismo y cuestionar la noción de “mercado libre” de la sociedad, en la que los precios se determinan a través de competencia sin restricciones.

Los organizadores dicen que City Heights es el lugar ideal para el mercado por su céntrica ubicación, porque existe mucho tráfico peatonal y es el hogar de muchos refugiados, inmigrantes y familias locales de bajos recursos.

“No quisimos hacerlo en Hillcrest o La Jolla en donde las cosas usadas no serían tan bien apreciadas”, dijo Marks.

Vega llama al movimiento “de base y orgánico”.

“Se hablan treinta y cuatro idiomas en City Heights y es la sede de la oficina del Comité Internacional de Rescate”, dijo Vega. “Existen muchas mezquitas y sinagogas aquí y la gente se siente a gusto.”

Añade que las comunidades de bajos recursos tienen mayor necesidad de soluciones económicas alternas. “Se puede reducir el costo de comodidades como las prendas de vestir simplemente al compartirlas.”

Katrina Donnell y Madeline Schlegel de Golden Hill escucharon del mercado a través de Facebook. Recientemente se trasladaron a City Heights con las posesiones que podían ofrecer a los demás.

“Se llevaron los zapatos y un bolso de mano. Se siente mucho mejor que cuando llevas tus cosas a Buffalo Exchange y te desilusionas con lo que te ofrecen”, dijo Schlegel. “Me alegra ver cómo la gente se emociona con lo que consiguen.”

Marks dijo que la facilidad de salir de sus artículos puede ser uno de los atractivos para los participantes. “Para algunas personas es más fácil regalar las cosas”, dijo. “Están cansados de la gente de Craigslist que no es de fiar y dicen que vienen a ver algo, pero nunca aparecen.”

Otros están encantados con lo que encontraron. Rose McClain de North Park descubrió una pequeña aspiradora para el nuevo apartamento de su hija.

Lidia Marin vive en City Heights y ha estado visitando el mercado desde hace varios años. Hoy encontró DVDs de yoga y ropa, pero dice que lo mejor que alguien se llevó del mercado fue un tocadiscos.

“El objetivo es que haya menos centros comerciales”, dijo Marin. “No quiero participar en la economía de consumo, financiar más guerras u obligar a más niños a que hagan prendas de vestir.”

También se aconseja que los participantes del mercado ofrezcan sus habilidades y servicios. Con frecuencia se ofrecen cortes de cabello gratis en el mercado.

Bikes del Pueblo es una pequeña cooperativa que enseña a las personas a mantener sus bicicletas y trata de aumentar la autosuficiencia en el transporte. Ofrece servicios gratis en el mercado. Steve Bickel, residente de Bay Park, aprendió a arreglar los frenos de su bicicleta gracias al voluntario Olivier Clerc.

“Los talleres de bicicletas pueden ser costosos”, dijo Clerc. “Ayudamos a que la gente sea más autosuficiente haciendo que participen en la reparación.”

El personal que repara las bicicletas está compuesto únicamente de voluntarios y pueden encontrarlos en el Mercado Agrícola de City Heights, están tratando de encontrar su propio local en el vecindario.

El próximo Really Really Free Market de San Diego se llevará a cabo de 11 a.m. a 2 p.m. el 14 de septiembre en el Parque Teralta.

Esta historia fue reproducida con autorización de The San Diego Union-Tribune.